Dolly (1996 - 2012)

Alias “Dollyciana” 

Después de años de pedir un perrito, por fin mis papás accedieron. Fue una gran compañía sobre todo para mi mamá. Como buena French Poodle era tan inteligente que reinaba en la casa y los demás como buenos súbditos, existíamos para atenderla. La más consentida y glamourosa hasta el final, porque antes muerta que sencilla. 

Cleo  (2013)

Alias “Cleyito”, “Cleotilde”, “Gatita de algodón”,”Chiquitina”, “Chiqui”, “Tiki”

La gatita más bonita del mundo, punto.

Llena de pulgas y con un mes de vida, recorrió 6 Km dentro del motor del coche de mi papá hasta llegar a mi casa. Nos amamos desde el día 1. Es cariñosa (cuando quiere), la gatita mejor portada del mundo, inteligente y muuuuy paciente, pero lo más probable es que se esconda un ratito en el clóset si llegas de visita. Puedes conseguir que haga cualquier cosa con un pedacito de jamón. No atún, no camarones, JAMÓN.

Panchito (2014)

Alias “Pancho”, “Pancholo”, “Pancholis”,”Gordo”, “Sombra”, “hijo de la …!”  

Tenía tres semanas cuando quedó atrapado en la tubería de casa de un amigo junto con sus hermanitos. Su comida favorita son los tirantes de mis blusas, las agujetas de mis zapatos y los cables de mi computadora; siempre te recibirá en la puerta cuando llegues a la casa y correrá de emoción por todos lados por el simple hecho de que hay alguien nuevo para molestar. Le encanta ser el centro de atención cuando hay fiesta en la casa. Mi soulmate, compañero de alegrías y tristezas, mi fiel sombra y mejor arma contra las cucarachas.

Archie (2015)

Alias “Archimitri”, “Archipiélago", "Piélaguito", “El gatito patuleco”, “Gatito Bibí”

Llegó a mi casa con sus 4 hermanitas cuando tenían aproximadamente, veintiún días. La sorpresa es que nació con una malformación genética en sus patitas traseras: talones volteados y patela (rótula) fuera de lugar. Después de una cirugía y el proceso de rehabilitación y cuidados (detalles en otro post). Logramos que caminara  con sus cuatro patitas en lugar de arrastrarse. Es 100% cazador, juguetón sin hacer destrozos, ultra cariñoso, tierno y encantador.

Tambor (2007-2019)

Alias "Tamborimbo", "Tambo"

El más fiestero de todos. 7.7 kg de puro músculo que se pavonean por la cuadra haciendo amigos felinos que luego invita a la casa. Por $20 pesos fue adquirido en un semáforo de la ciudad, croquetas incluidas. Así fue que llegó a nuestras vidas dentro de una caja de galletas OREO.  Fue difícil que Tito lo aceptara, pero después de 2 días se hicieron compañeros de vida.

Tito (2003)

Alias “Titino”, “Wero”, “Capotito"

Un viejito neurótico y regañón que vive en casa de mis papás. Es el dueño de la cama, en la que duerme como príncipe ya que jamás pierde el estilo. Es muy educado, tanto que si se enfada de lo que estás haciendo, saca sus uñitas pero con un simple “cariñitos Tito” las guarda. Tenía 2 meses cuando llegó a la puerta, después de una maltratiza que alguna persona le dio, así que hasta las moscas lo asustan. Gracias a él comenzó el amor a los gatos.

Nina (2019)

Alias "Perrina", "Ninubina"

No sabemos si se salió o la "salieron" de su casa, pero tuve la enorme fortuna de encontrarla. Vagando en el parque, con mucha hambre y llena de tierra, quién se podría resistir a esa carita. Buscamos a sus dueños por todos lados y nadie levantó la mano; seguramente no les gustaban los túneles dignos del Chapo que Nina disfruta hacer en el jardín. Ahora 4 kilos después, nos hace felices y llena de vida la casa de mis papás. La mejor compañera de hike, y la perrita más amiguera del mundo.

El Vato (2019)

Alias “Vatuski”, “Perito”, “Periscopio", "Periscopitecus"

El vato llegó a nuestras vidas después de varios meses buscando un Border Collie. Aunque lo amaban, la situación para su familia se complicó y a sus 11 meses tuvimos la suerte de adoptarlo. Super guapo, ultra sensible aunque bastante aprehensivo y cual adolescente rebelde, se ha ido adaptando a nuestra rutina y a la monarquía absoluta de Panchito en la casa. Irnos conociendo ha sido toda una aventura y agradezco infinito por haberlo encontrado.