• Caterina de Algodón

TVT

Tumor Venéreo Transmisible.


Como su nombre lo dice, es una enfermedad venérea en los perros. Se transmite mayormente por contacto sexual y la única manera de prevenirla es si tu perr@ está esterilizad@. Existen casos en los que se contagian otras partes del cuerpo (hipervínculo con imágenes fuertes) como nariz, encías y ojos por lamer un miembro infectado, es decir que se introdujo la secreción con el virus en una mucosa sana, como cuando un perrito saluda a otro perrito en el parque y se huelen los rabitos.


De acuerdo a lo que me dijo la doctora, el virus ocasiona una neoplasia; como simple mortal uno no se imagina qué fregados significa eso, pero ella mencionó la palabra cáncer. Entonces imagínense un cáncer contagioso, y solo se me ocurre compararla con alacranes con alas o cucarachas venenosas.


Mi primer caso de TVT fue hace 10 años. Una perrita que llegó a mi trabajo, se echó en la banqueta de la entrada, en los huesos y jadeando. Parecía como que se iba a dejar morir y pues una no puede hacer como que no la ve. Entonces empezamos con protocolo para adopción y para mi sorpresa, dio positivo en TVT. Ahí aprendí que las enfermedades venéreas también existen en las mascotas (SIDA y Leucemia en gatos por ejemplo). Después de sus quimios, fue adoptada y tuvo una vida feliz con una familia durante los siguientes 9 años. Me despedí de mis ahorros pero valió la pena.


Ahora me vuelvo a topar con esta enfermedad.


Investigando con mis amigas rescatistas, han tenido más casos de TVT este último año que nunca antes. Y no sé si soy yo, o el algoritmo de Facebook que alimenta mi feed (probablemente los dos) pero cada vez veo más perros en situación de abandono, camadas no deseadas, perros regalados, etc. Entre más perros nacen, más perros sin esterilizar están en la calle, por lo tanto más TVT pululando por la ciudad.


No hay manos suficientes para ayudarlos a todos. Podríamos decir que la libraron los pocos a los que les toca la fortuna de ser rescatados, ya no volverán a la calle. Si presentan TVT solo hay que invertirle (bastante) pero es una enfermedad bastante tratable y con gran expectativa de curación al 100%.


El problema es que, por lo menos aquí en México, el medicamento para tratarlo está AGOTADO. Con agotado me refiero a desaparecido, inexistente, borrado de la superficie del país.


Tanto así que el día que necesité comprarlo, no lo encontré en ninguna de las muchas veterinarias a las que llamé. Ningún distribuidor tenía. El laboratorio simplemente paró la producción a finales del 2018 o principios del 2019. Y para finales de este año, la Vincristina, la quimioterapia necesaria para tratar el TVT era solo un fantasma.



Llamé a Monterrey, llamé a CDMX y pues no, nadie tiene y todos me dijeron que no lo iba a encontrar. Estaba yo muy tranquila porque los doctores me habían dado otras opciones: Doxorrubicina o Vinblastina. Pero obviamente a falta de Vincristina, estas dos últimas también estaban agotadas. Y no solamente de uso veterinario, las personas que la necesitan también se están quedando sin opciones de tratamiento.


Un hada madrina encontró un distribuidor con unas cuantas dosis de Vinblastina y ahora Canela está en la mitad de sus quimios. Afortunadamente todo va bien.


Si no hubiera encontrado el medicamento, como a varias amigas rescatistas les pasó, lo más humano hubiera sido aplicar la eutanasia a una perrita encantadora y con muchas ganas de vivir, ya que la enfermedad progresa rápidamente y causa mucho dolor en etapa avanzada, terminando en la muerte. Y obviamente dejar sufrir a un peludo, nunca es opción.


El laboratorio no tiene fecha de reinicio de producción.


ESTERILIZA Y EVITA QUE MÁS PELUDOS SUFRAN POR ESTA Y OTRAS ENFERMEDADES.