• Caterina de Algodón

Adopción responsable: Por qué no creo en los albergues

Desde hace poquito más de 5 años, trabajo en Adoptando un amigo. Es una asociación de voluntarios y rescatistas independientes unidos con el mismo fin, ayudar a animales que lo necesitan.


A lo largo de estos años nos ha tocado rescatar perros, gatos, conejos, cuyos, tlacuaches, y una vez a una compañera le tocó hasta un búho.

Todas somos muy diferentes, vivimos regadas por toda la Zona Metropolitana de Guadalajara, profesamos diferentes religiones (o ninguna), tenemos diversas edades, pero a todas nos encantan los peludos y el servicio a los demás, lo que nos ha vuelto una comunidad siempre dispuesta a ayudar.




Adoptando un amigo coordina el área de adopción de todas las tiendas Petco de Guadalajara.


Yo llegué a esta asociación gracias a mi amiga Andrea, que se apuntó para ser voluntaria en el área de adopciones de Petco Américas y me invitó a unirme.

Me encantó el proceso desde el principio cuando me dieron una pequeña capacitación para ver si estaba lista y verdaderamente quería regalarles unas horas de mi tiempo ya que ser voluntario suena fácil pero exige mucho compromiso físico y emocional.


Y así empecé a dedicar un par de horas todos los viernes por la tarde para cuidar a los 7-8 perritos que están en el área durante los fines de semana. Después me involucré un poco más siendo casa puente de una camada de gatitos y una vez que te conviertes, ya no hay vuelta atrás. Sea en el área, en la casa o en la calle, nunca volverás a ser indiferente ante los animales (y personas) que necesitan ayuda.


Cuando todavía no estaban tan inmersa en ese mundo del rescate, siempre que veía animales en la calle o que me enteraba de algún caso de maltrato, soñaba con tener una casa enorme y un jardín gigante donde pudiera crear un albergue para acoger a todos aquellos peludos que lo necesitaran. Cuando platico con personas amantes de los animales o potenciales adoptantes me doy cuenta de que no era la única con esta idea.


Gracias a mis sensei Ana y Maricarmen me di cuenta de por qué los albergues no son una opción.


Viernes de área en Petco.

Muchas personas cuando se topan con un peludo en auxilios siempre preguntan a qué albergue pueden ir a dejarlo para que lo ayuden.

Cuando me lo han preguntado directamente a mí, siempre les doy la misma respuesta.


LOS ALBERGUES NO FUNCIONAN. Por lo menos no conozco ninguno en Guadalajara que lo haga.


La diferencia entre una asociación responsable como para mí ha sido Adoptando un amigo y un albergue radica en que generalmente estos últimos terminan siendo un problema insostenible económica y físicamente, en muchas ocasiones son fraudes.


Existen las organizaciones o albergues que te piden dinero a cambio de recibirte al peludo y quitarte el problema de las manos. Con este dinero supuestamente le harán el protocolo necesario para una adopción responsable y para los gastos de manutención mientras se adopta.


Los albergues que he conocido que hacen esto, al poco tiempo desaparecen o dejan de contestar puesto que son un fraude. Viven de esas cuotas y por supuesto el animalito termina con el montón. Algunos tienen la suerte de que sí los dan en “adopción” obviamente sin protocolo (vacunas, desparasitación, esterilización) , pero muchos se quedan en el “albergue” peleándose con otros por la comida insuficiente y esto ha ocasionado que los de raza grande ataquen y maten a los pequeños. Viven llenos de parásitos, se contagian enfermedades entre ellos. Una vida (mientras sobrevivan) nada bonita.


Otras veces, las buenas intenciones de una persona terminan convirtiéndose en un problema de acumulación.


Más de alguna ocasión has visto en redes sociales que por favor ayudemos a cierta persona que tiene 100, 200 o más perros ya que las autoridades se los quieren quitar porque los vecinos o el dueño de la finca pusieron una queja.


Con el corazón de pollo que tenemos, obviamente queremos ayudar.


El único consejo que me atrevo a dar es: ayuda a uno, dos o tres. Salvar centenares de perros al mismo tiempo es imposible. Dar una cooperación tapará el sol con un dedo puesto que cuando se acabe ese dinero, ¿la gente seguirá donando? ¿Manteniendo el problema periódicamente?


Mejor cámbiale la vida a los que esté en tus manos ayudar consciente y debidamente.

Los que estés dispuesto a tener en tu casa o en tu patio y la cantidad a la que le puedas pagar el protocolo.





Nadie dijo que esta labor es fácil. Promover en redes sociales es una gran ayuda pero lo que hace falta son manos comprometidas para cuidar temporalmente algunos peludos sin hogar.


Lo que me gusta de Adoptando un amigo es que es una asociación de rescatistas independientes. No somos albergue ni funcionamos como tal. Cada rescatista se hace cargo de los casos que decide recibir y preparar en su propia casa o consiguiendo casas puentes con amigos o familiares dispuestos a apoyar; solventa sus casos con sus propios medios o vende lo que pueda para pagarlos, a veces se consiguen padrinos que les encanta la causa pero por sus compromisos solo pueden apoyar económicamente.


El área de adopciones de Petco es un espacio que nos prestan para difundir la labor y que los posibles adoptantes se enamoren a primera vista de algún peludito. Los perros y gatos solo están ahí de Jueves a Domingo. Si alguno se adopta, se irá directamente a su nuevo hogar. Si ese fin de semana no tuvieron la suerte de encontrar a su familia, el domingo por la noche regresan a su casa puente hasta que les vuelva a tocar visitar el área.



Grupo de voluntarios de Adoptando un amigo.

Siempre trabajamos en equipo porque en cada rescate va el apoyo de muchas manos, promoviendo adopciones, consiguiendo insumos, paseando perritos, participando en el área de Petco y en los eventos de adopción.

No todos tenemos casos siempre pero siempre hay disposición para ayudar a todos los compañeros.


SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE #PRIMEROADOPTA #ADOPTANOCOMPRES