• Caterina de Algodón

¿Por qué rescato?

Siempre he amado a los animales.


Sumado a esto, una combinación entre la educación que recibí en casa y colegio misionero me abrieron los ojos y el corazón, por lo que no puedo cerrar los ojos y ser indiferente hacia el sufrimiento y al abuso al más débil.Sea el adulto al niño, el joven al anciano, el hombre a la mujer, el rico al pobre, el poderoso al civil de a pie, pero sobre todo, el humano al animal.


Mi primer rescate fue hace 17 años; un perrito en muy mal estado llegó a dejarse morir en el jardín de afuera de la casa. Estábamos en Manzanillo con la familia, a un día de regresarnos y mi mamá y yo teníamos que hacer algo porque abandonarlo a su suerte simplemente no era opción.


Buscamos veterinarios y el único que encontramos a esa hora, nos dio la opción de dormirlo, mediante un método que les da una sobre carga eléctrica después de medio sedarlo porque no tenía anestesia suficiente para la eutanasia. Huímos despavoridas ante semejante situación.


Lo alimentamos y se animó, así que al día siguiente seguimos buscando ayuda y encontramos una pequeña veterinaria que podría buscarle un hogar, lo dejamos con dinero para que lo salvara.


Un par de años después en mi siguiente rescate, aprendí que esa no es la manera. Aventarle la responsabilidad a alguien que rescata no aporta a resolver el problema.


Los rescatistas hacemos todo lo que está en nuestras manos para salvar a la mayor cantidad de peludos que podamos y a la vez reducir la población de animales en situación de calle, buscamos rescatar y a la vez conscientizar a las personas.


El trabajo es insuficiente, siempre faltan manos, dinero y tiempo. Y la vida nos enseña a fregadazos ( y mediante mucha frustración) que no podemos rescatar a todos, pero que podemos cambiarle la vida a unos cuantos. Y con eso me quedo.


Por qué esta causa? Simplemente porque me llama.


Mucha gente juzga y me pregunta por qué mejor no ayudo a niños o ancianos o migrantes.


Los ayudo siempre que puedo ( y todas mis amigas rescatistas también), las personas que saben donar su tiempo, dinero y cariño lo hacen con quien más lo necesite.


Pero mi compromiso es con los animales porque me encantan y siento una especial debilidad por ellos, esta es la trinchera que yo elegí para crear un mundo mejor.


Cuál escoges tu?



Lyra. Felizmente adoptada en Diciembre 2019.