• Caterina de Algodón

TNR (Por qué esterilizar, Parte 2)

Actualizado: abr 2

Muchas veces hemos escuchado como a las personas con muchos hijos las comparan con conejos por su capacidad y rapidez de reproducción.


Yo creo que más bien deberíamos decir que son como gatitos.


El ciclo reproductivo de las gatas es muy “eficiente”. Una gatita puede presentar su primer celo a partir de los 6 meses; hay unas muy precoces que pueden entrar en celo desde los 4-5 meses o las más retrasadas tardarán entre 7-8 meses en tenerlo.


Y a partir de la primera vez, ya no hay vuelta atrás. Una gata puede entrar en celo cada dos o tres semanas si no es fecundada por un macho. Una gata lactante puede entrar en celo aunque no haya destetado a sus bebés. En pocas palabras, una gata puede tener hasta 3 o 4 camadas por año si tiene la mala suerte de no ser esterilizada a tiempo.


Hagan sus matemáticas y entonces tendrán gatitos infinitos.





Aunque quisiéramos que todas las simpáticas, encantadoras y juguetonas bolitas de pelo que nacen, permanecieran pequeñas por siempre, o mejor aún, que todas tuvieran un lindo y responsable hogar; la verdad es que terminan en los antirrábicos, donde son sacrificados al instante pues no siempre hay lugar adecuado para resguardarlos y prepararlos para una posible adopción (los perros tienen chance de 72 horas para ver si sus dueños los reclaman).


Para rescatar a un gato es necesario saber que deben estar acostumbrados a socializar con el humano o de lo contrario puedes terminar con arañazos bastante graves.


Si tienes un gato sin esterilizar en casa, me asombra tu paciencia. Su instinto de reproducción es sumamente fuerte y sumado a su curiosidad, son las causas de que siempre quiera salir por la ventana y que ocasionalmente haya pipí apestosísima fuera de la caja de arena. Comportamientos que desaparecen casi por completo cuando son esterilizados.


Muchos felinos que viven en las calles son ferales. Esto significa que no están acostumbrados a relacionarse con las personas y es mejor dejarlos vivir su vida libremente, ya que domesticarlos es una tarea prácticamente imposible y el gato puede ponerse agresivo si se quiere rescatar. Es por esta razón que en comunidades ferales de gatos, es importante establecer programas de TNR (Trap-Neuter-Return por sus siglas en inglés).


El TNR o CES en español (Capturar-Esterilizar-Regresar) consiste en colocar una trampa especial con un poco de comida. Dicha trampa contiene un mecanismo especial que cierra la compuerta cuando el gato entra, evitando que se escape. Generalmente las trampas se colocan en el atardecer o en la noche que es cuando los gatos salen a pasear y a hacer fiesta en la cuadra.




Una vez que el gato cayó en la trampa, es directamente llevado a esterilizar. Se resguarda unos 3-5 días para que cicatrice un poco la herida y se libera de regreso en el entorno que conoce mientras sea seguro para él, por ejemplo; no cerca de avenidas transitadas, donde sea probable que no lo maltraten o envenenen, que sea fácil para él conseguir comida o que haya alguien que tenga la nobleza de alimentar a dicho gato.


TNR/CES es la manera más humana de detener la reproducción sin control de gatos en situación de calle sin tener que capturarlos y sacrificarlos.


Los gatos son animales independientes y solitarios por naturaleza, viven en comunidad solo si lo encuentran conveniente para ellos y son excelentes cazadores. Es por esto que, a diferencia de los perros, es factible liberarlos después de esterilizarlos.


Desgraciadamente en Guadalajara no hay campañas gubernamentales para llevar a cabo este proceso y los rescatistas tenemos que hacerlo de manera independiente y con nuestros propios medios.


Así que hacemos lo que podemos para tratar de tener menos peludos en la calle, ya sea domesticados o ferales. Todo con el fin de que haya menos sufrimiento, evitar la transmisión de enfermedades en las comunidades de gatos y perros, para vivir en un mejor lugar.